domingo, 31 de enero de 2016

PASEO de los ALFERECES - Un proyecto señorial para Sañogasta



Haga click sobre las imágenes si desea agrandarlas y admirar los paisajes maravillosos del PASEO de los ALFERECES - Sañogasta

 
PASEO de los ALFERECES
Un patrimonio de los sañogasteños
Proyecto turístico-cultural
BOLETIN "EL ALFEREZ" - Sañogasta
Nº 2/16 - Febrero de 2016
Lugares históricos y significativos destacados del recorrido:
* Iglesia de San Sebastián - Siglo XVII - Monumento Histórico Nacional
* Casa de los Brizuela y Doria
* Ermita y Calle de la Imagen Peregrina Internacional de Ntra. Sra. de Fátima
* Sala de las Barrancas - Historia - Bodega Artesanal
Valoración de nuestra Historia, Fe, Tradición y Paisaje
PROYECTO TURISTICO-CULTURAL SAÑOGASTA - LA RIOJA
Haga su aporte a este proyecto mejorador para todo nuestro pueblo:
     Facebook "Sañogasta El Alférez"
bastiondelnorte@gmail.com

Seamos protagonistas de nuestro porvenir!


En 1640 nace una tradición católica y caballeresca en Sañogasta: los Alférez de San Sebastián  - Queremos mantenerla y honrarla con  la propuesta del  PASEO  de  los  ALFEREZ – Un patrimonio de los sañogasteños
criterios en que se basa este proyecto TURISTICO-CULTURAL
Participación y asesoramiento de arquitectos especializados en Patrimonios Históricos argentinos
Respeto verdadero al Monumento Histórico Nacional que es la Iglesia de San Sebastián, a la Cruz del Padre Aimón, y a las huellas inmemoriales de los Alférez a caballo y de a pie, dejando libres los espacios que marcaron en el tiempo
  Valoración concreta y real de la historia y la tradición de nuestro pueblo
  Respeto efectivo a las normas de Monumentos Históricos Nacionales: preservación del estilo colonial, de espacios amplios y protección del paisaje y el ambiente natural
   Construcción de dos aulas de catequesis y una sala de Cáritas en estilo afín a la Iglesia
  Montaje de una sala de exposición de la tradición religiosa de Sañogasta en homenaje a los Santos Patronos y a la devoción de nuestros ancestros
  Valoración de los lugares históricos del Alto de la Iglesia y su rico contenido de Fe y Tradición:
Iglesia de San Sebastián – M.H.N. -  Siglo XVII
Casa de los Brizuela y Doria, última sede del Mayorazgo de San Sebastián de Sañogasta,
de gran trayectoria en la historia riojana y nacional
Ermita y Calle de la milagrosa Imagen Peregrina Internacional de Ntra. Sra. de Fátima, bendecidas por el Obispo de La Rioja, Mons. Sigampa
Cruz del Padre Aimón (s. XIX), misionero con fama de milagros,
 edificador de la galería de nuestra Iglesia  y de calvarios y santuarios en Aicuña, La Carrodilla, El Rodeo y otros,
primer confesor de Sor Leonor de Santa María Ocampo B. y Doria (en proceso de canonización)
Sala de las Barrancas – Bodega Artesanal -  “Devisadero” - Historia
La tradición es la condición básica del verdadero progreso:
“El progreso sin la tradición sería un emprendimiento temerario, un salto en la oscuridad” (S. S. el Papa Pío XII )


  

martes, 12 de enero de 2016

Fe y Tradición católica en Sañogasta - Un pueblo que se resiste a ser masificado

¿Qué ocurre hoy en lo que otrora fue la sede del Mayorazgo de San Sebastián de Sañogasta, primer Vinculado de la Argentina?
fe y tradicion CATOLICA en sañogasta ‒‒ un pueblo que SE resiste a ser masificado
Boletin “el alferez” – SAÑOGASTA -  enero  de  2016
La “venia” de los Alférez,  homenaje y gallardía por los Santos Patronos
Cuando se acerca la festividad de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre, con las novenas en honor de Nuestra Señora del Valle, nuestro pueblo vive días bendecidos cuyo ápice es la Navidad. El 1º de enero, “amanece el año nuevo”, “el Niño Jesús resplandece, resplandece…”, dice el Tinkunaco, lleno del espíritu de San Francisco Solano.
En las capillas y barrios se viven encuentros, procesiones y rezos de novenas pobladas de atractivos ejemplos y verdades, y el ambiente de cristiana hospitalidad se manifiesta en los infaltables brindis.  Todo esto es tradición viva, inspirada por el Divino Espíritu Santo  a través de la Virgen Medianera de todas las Gracias
Como un Famatina de resplandecientes picos, se va divisando la visita de San Sebastián a las casas y a Miranda y Guanchín, al toque pregonero de la caja, preanunciando que:
El imponente Famatina, la bandera del Alférez, los jinetes y promesantes rinden honores a Ntra. Sra. de la Candelaria (Día campero de Fe y Tradición -2015)
 “ya sale el Santo mirando a su pueblo, por Sañogasta que de nuevo nació, y la procesión recorre su calle, mirando a su río, nogales y valle…” (J. Ormeño).
Comienza su Novena en la Iglesia del Sdo. Corazón. El 20 de enero,  fiesta universal del Santo Mártir, se lleva su Imagen en procesión a la Iglesia que le está dedicada. Poco después comienza la inmemorial Novena en honor de ambos Patronos, la Virgen de la Candelaria y San Sebastián.
Las bombas y las campanas rasgan la aurora en el Alto de la Iglesia para “dar el alba” y luego “las doce”. A la noche se congregan los fieles para el rezo del Rosario, la misa, la novena y el canto de los seculares himnos, culminando con las Fiestas Patronales.
El 2, bajo la dirección del Alférez Mayor y el Segundo Alférez, Ntra. Sra. es llevada procesionalmente con sus velas benditas que simbolizan al propio N. Sr. Jesucristo, Luz del mundo, seguida por la Imagen del Santo Mártir.
Encuentro entre procesiones en honor de la Virgen del Valle frente a la casa de la Mayordoma de la Iglesia de San Sebastián – Los fieles se arrodillan tres veces
El 3 se invierte el orden por ser el día en que se festeja a San Sebastián. Los homenajes a los Patronos y los viriles galopes de los Alférez dan una nota de señorío y heroísmo que evoca los antiguos caballeros defensores de los poblados cristianos.
A la tarde, procesión final y tocante despedida, al son de la caja y las bombas y el repique de las campanas, con el cielo iluminado por los fuegos de artificio.
Esta fecundidad en la Fe tan riojana y católica movió a los fieles de toda la provincia a formar espontáneamente asociaciones laicales como los “a y l l i s” del Niño Alcalde y los Alférez de San Nicolás y, en Sañogasta, los Alférez de San Sebastián, “alma” de nuestras Fiestas Patronales.
Fe y Tradición católica tanto más valiosa si tenemos en cuenta la impiedad de minorías que, en distintas partes del mundo, se atreven a agredir brutalmente imágenes del Niño Dios y de la Virgen, en esta Navidad –como lo informan los medios de comunicación.
Fila de Alférez, varones y mujeres de todas las edades, dando las tres vueltas en homenaje a los Santos Patronos
En el contraste entre ese odio y la devoción de nuestros fieles y promesantes podemos medir el gran servicio que presta la secular cofradía de Alférez, que desde tiempos que se remontan a 1640 (!), acuden con sus bandas y banderas, a caballo o a pie, a manifestar con color y coraje su fidelidad y agradecimiento a los Santos Patronos, por su amparo a esta tierra bendita cuyo corazón les pertenece.
Esa es la razón de la explicable alarma y preocupación general que causaron las expresiones atribuidas al Párroco, P. Gustavo de la Puente, de introducir cambios profundos en esas tradiciones ancestrales que, como ya se intentó infructuosamente en los años 90, afectarían aspectos esenciales como la visita del Santo a las casas, la existencia de mujeres promesantes de San Sebastián y los galopes de los Alférez en honor de los Santos Patronos.
El Padre había convocado a una reunión a celebrarse el 6 de diciembre para designar nuevo Alférez Mayor y Segundo Alférez.
Siendo el deber de cristianos auténticos defender esta sagrada Tradición y las leyes de la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana, publicamos una edición de EL ALFEREZ con el título: “Cuatro razones por las que todo sañogasteño debería participar de la reunión pública convocada por el Sr. Cura Párroco”, que encontró amplio eco. 
En él se ofrece un análisis –que tuvo importante repercusión-   de las normas que, de acuerdo a la ley de la Iglesia, establecen la total autonomía (excepto en materias de Fe y moral) de las asociaciones laicales o asociaciones privadas de fieles con respecto a las autoridades eclesiásticas. Como apéndice transcribimos la primera parte del texto cuya versión completa está disponible en internet (ver al final del texto).
Para satisfacer el interés de nuestros lectores y cumpliendo un pedido del Sr. Cura Párroco, informamos que el 6 de diciembre, en la Iglesia de San Sebastián, el Padre comunicó a los presentes que, conforme a lo anunciado por él,  se procedería a designar al nuevo Alférez Mayor y al Segundo Alférez.
Hubo un momento de silencio. Pedimos la palabra y, con su autorización, expusimos las inquietudes generales planteadas en EL ALFEREZ.  Le hicimos entrega del análisis de las normas canónicas que rigen el funcionamiento de los Alférez de San Sebastián explicándole que no  habíamos podido elaborar estatutos para ellos, como él había propuesto en 2014, por tratarse de una asociación privada de fieles que, de acuerdo a las leyes de la Santa Iglesia, debe ser gobernada por los propios fieles a través de sus autoridades, elegidas “libremente”. Así ha sido siempre la costumbre local, “costumbre inmemorial”, como dice el Derecho Canónico,  conforme a la ley escrita de la Iglesia, y que esta vez se estaba incumpliendo.
Iglesia de San Sebastián, Monumento Histórico Nacional, de elegante estilo colonial, erigida en 1640 por Don Pedro Nicolás de Brizuela, Tte. General de la Gobernación del Tucumán, fundador del Mayorazgo de San Sebastián de Sañogasta
Recordamos las palabras del Señor Obispo, Mons. Colombo, en una casa de familia, el 2 de febrero de 2015, cuando,  al oír la propuesta  del Pe. de la Puente de elaborar estatutos para los Alférez dijo, sorprendido: “¿Más estatutos?”
Hubo un breve intercambio de ideas, manteniéndose en todo momento un clima de respeto. Pidió entonces la palabra D. Hugo Alarcón, Alférez de larga trayectoria, cajero, cantor, ex Presidente de la disuelta Comisión Pro-Templo. Elogió la generosa dedicación del Alférez Mayor Cacho Bazán y su disposición habitual de servir a la Iglesia, proponiendo que continúe desempeñando su cargo. La propuesta fue acogida con unánime aprobación por los Alférez presentes. Propuso Hugo Alarcón que levanten nuevamente la mano los que apoyen su moción con el mismo resultado, sin registrarse ninguna oposición.
Se le pidió a D. Cacho Bazán que confirme si aceptaba. Acercándose al micrófono exclamó: “¡Viva San Sebastián!” siendo aclamado por el aplauso general.
Hubo otras intervenciones que por falta de espacio no consignamos; algunas personas pidieron la palabra pero no pudieron hablar, pues el Padre tenía que irse a La Puntilla a celebrar misa.
▪ En síntesis, el Sr. Cura Párroco reconoció que las normas del Derecho Canónico estaban correctamente interpretadas por nosotros, que el Alférez Mayor y su segundo –ausente por fuerza mayor pero representado por su familia- podían seguir desempeñando sus funciones por todo el tiempo que desearan, y que “todo se haría como de costumbre”. También aconsejó a los Alférez difundir la devoción a San Sebastián y participar en las salidas del Santo.
En cuanto a las expresiones del Señor Obispo, dijo que se debían a que se había intentado darle a un grupo de Alférez unos estatutos que no habían servido.
El Párroco propuso que el Alférez Mayor o algún representante participe en las reuniones del Equipo de Pastoral, y que –de no concretarse - los Alférez quedarían como grupo colaborador de la Parroquia sin integrar propiamente su estructura. También manifestó el deseo de que sus actuales palabras fueran difundidas por esta publicación, lo que con gusto hacemos. ◊

         ENSEÑANZAS PONTIFICIAS PERENNES: DIFERENCIA ENTRE PUEBLO Y MASA 



             Día de la Tradición en Sañogasta –2015

Enseña S.S., el Papa Pío XII:

“Pueblo y multitud amorfa o, como se suele decir, masa, son dos conceptos diferentes.
1.-
 “El pueblo vive y se mueve con vida propia; la masa es de por sí inerte y no puede ser movida sino desde fuera.”
2.-
 “El pueblo vive de la plenitud de vida de los hombres que lo componen, cada uno de los cuales —en su propio puesto y a su manera— es una persona consciente de sus propias responsabilidades y convicciones. La masa, por el contrario, espera el impulso del exterior, fácil juguete en las manos de cualquiera que sepa manejar sus instintos o sus impresiones, pronta para seguir alternadamente hoy esta bandera, mañana aquella otra.”
3.-
 “De la exuberancia de vida de un verdadero pueblo, la vida se esparce, abundante y rica, por el Estado y por todos sus órganos, infundiendo en ellos, con vigor incesantemente renovado, la conciencia de su propia responsabilidad, el verdadero sentido del bien común. Sin embargo, de la fuerza elemental de la masa, manejada y aprovechada con habilidad, puede servirse también el Estado: en las manos ambiciosas de uno solo o de muchos, agrupados artificialmente por tendencias egoístas, el propio Estado —con la ayuda de la masa, reducida a simple máquina— puede imponer su capricho a la parte mejor del verdadero pueblo; el interés común queda así golpeado gravemente durante largo tiempo, y la herida es con frecuencia muy difícil de curar”.

Radiomensaje de Navidad de 1944 – transcripto de “Nobleza y élites tradicionales análogas – en las alocuciones de Pío XII al Patriciado y a la Nobleza romana” , obra de Plinio Corrêa de Oliveira – Cap. III – 3ª ed., Madrid,  1995
Análisis: LOS ALFEREZ DE SAN SEBASTIAN, HISTORICA ASOCIACION PRIVADA DE FIELES –
BREVE EXPLICACION DE LAS NORMAS DE LA IGLESIA QUE SE TRANSCRIBEN DEL CODIGO DE DERECHO CANONICO, promulgado por el Papa S. Juan Pablo II (Ed. Biblioteca de Autores Cristianos), actualmente vigente – I parte
·        Asociaciones PRIVADAS de fieles: Existen en la Iglesia asociaciones fundadas directamente por los fieles para animar “el orden temporal” -la sociedad civil- con espíritu cristiano y otras obras de apostolado
TITULO V
De las asociaciones de fieles
Cap. I
Canon 298, 1 “Existen en la Iglesia asociaciones distintas de los Institutos de Vida Consagrada (…), en las que los fieles, clérigos o laicos (…), buscan fomentar una vida más perfecta, promover el culto público o la doctrina cristiana, o realizar otras actividades de apostolado, a saber, iniciativas para la evangelización, el ejercicio de obras de piedad o de caridad, y la animación con espíritu cristiano del orden temporal”.
La Iglesia en su sabiduría maternal estimula a los fieles a realizar variadas actividades de apostolado, conforme a las distintas tradiciones y modalidades de cada pueblo, trabajando unidos en “asociaciones privadas de fieles” como son los Alférez de Sañogasta.
Los Alférez animan las Fiestas Patronales que ocupan el lugar central en la vida de nuestro pueblo, ayudando a mantener viva la Fe católica apostólica romana. Consta (por numerosos documentos, publicaciones y tradición oral) que en Sañogasta se venera a la Virgen de la Candelaria y a San Sebastián desde antes del 26 de agosto de 1640 (n. de la R.: por error decía aquí '1663', que es el año de fundación del Mayorazgo de S.S. de Sañogasta) , fecha que se celebra como “Día de Sañogasta”. Es una tradición poco común en un país joven como el nuestro,  de la que nos sentimos legítimamente orgullosos.
Los Alférez  honran a los Patronos de muchas maneras: demostrándoles su fe y devoción con históricos símbolos como la bandera, coronada por una cruz, y la banda, frecuentemente bordada con alguna inscripción devota.
Con la bandera hacen la tradicional venia en su honor, con amor y respeto. Como una rica evocación histórica y manifestación de estilo criollo, muchos van a caballo, como se hace en toda La Rioja y gran parte del Norte argentino.
Colaboran con el sacerdote y los fieles ordenando las dos procesiones que se hacen el 2 y 3 de febrero, dedicados a celebrar la fiesta de la Virgen de la Candelaria y del mártir San Sebastián, respectivamente y están presentes en todos los actos de culto.
Entre los promesantes se encuentran incontables mujeres sañogasteñas de todas las edades que, usando de “la libertad de los hijos de Dios” (San Pablo) y siguiendo la moción del Divino Espíritu Santo –“que sopla por donde quiere”-, se visten de Candelarias desde tiempos inmemoriales,  o de Alférez con banda y bandera desde hace un par de décadas. Muchas van con sus pequeños hijos también Alférez, frecuentemente consagrados a San Sebastián en agradecimiento a la curación de una enfermedad o superación de alguna situación difícil. Ningún Obispo ni sacerdote ha cuestionado estas tiernas manifestaciones de Fe católica.
Esa fecha sagrada desde hace más de tres siglos se respeta absolutamente –el 2 por ser en todo el mundo la fiesta de la Purificación de la Ssma. Virgen y la Presentación del Niño Dios en el Templo, y el 3 por ancestral costumbre en honor a San Sebastián en la Iglesia de la que es titular, dada la evidente inviabilidad de celebrar dos Novenas y dos Fiestas Patronales, y el enriquecimiento espiritual y las gracias que atrae esta doble devoción. En esa fecha vienen de todas partes los sañogasteños que viven lejos del terruño, atraídos por una ancestral tradición y la seguridad de participar en las bienamadas celebraciones en honor de la Ssma. Virgen y el Santo Mártir.
(Continúa en la próxima edición de EL ALFEREZ – ver texto completo en nuestro blog y página de facebook)
******************************************************************************
Boletín EL ALFEREZ de SAÑOGASTA ©
Enero  de 2015 – nº 1/2016
Página de Facebook Sañogasta El Alférez
Blog Argentina, señorío y esplendor
E-mail: bastiondelnorte@gmail.com
***********************************************************************

sábado, 9 de enero de 2016

El Address Downtown, el Titanic y el ocaso de una época - De: Tradición y Acción por un Perú Mayor

 

INCENDIO EN AÑO NUEVO ¿UN PRESAGIO?

El Address Downtown, el Titanic y el ocaso de una época

Viernes 8 de enero de 2016
JPEG - 22.5 KB
Incendio del lujoso hotel Address Downtown de Dubai en la noche de Año Nuevo 2016.
El incendio del lujoso hotel Address Downtown de Dubai en la noche de Año Nuevo 2016 tiene mucho de simbólico. El coloso de 63 pisos y más de 300 metros de altura es uno de los íconos más representativos del surrealista encuentro de dos mundos otrora antagónicos, el europeo occidental y el de los seguidores de Mahoma.

Occidente e Islam: del conflicto religioso a la joint venture petrolera

Ambos mundos vivieron siglos de enfrentamiento religioso y cultural, que se inicia en el siglo VII con las invasiones de hordas mahometanas contra Bizancio en Medio Oriente, y contra África del Norte, España y Francia en Occidente.
Vino después la reacción de la Cristiandad, con la victoria del príncipe Don Pelayo sobre los moros comandados por Alqama en Covadonga, inicio de la Reconquista española (año 722), y la victoria en Francia de Carlos Martel sobre el poderoso emir Abderramán, cuya derrota y muerte en Poitiers (732) acabó con el sueño musulmán de conquistar el Reino Cristianísimo.
Desde entonces el enfrentamiento entre la Cristiandad y el Islam se prolongaría durante siglos, culminando en las memorables victorias de las armas católicas en Lepanto (1571) y Viena (1683), que sellaron respectivamente el fin el poderío naval y terrestre turco.
JPEG - 48.1 KB
La batalla de Lepanto (1571) selló el fin del poderío naval turco.
Tras esas derrotas el mundo musulmán entró en un paulatino declive político, al punto de que en el siglo XIX vastas áreas de religión mahometana en África, Asia Menor y Central fueron dominadas por las potencias coloniales europeas. Esto diluyó considerablemente el tono conflictivo de las relaciones entre el Occidente cristiano y el bloque islámico.
En el siglo pasado ese cuadro sufre una importante alteración. El boom de la industria petrolera hizo que los países musulmanes del Medio Oriente, poseedores de enormes yacimientos de crudo, se enriqueciesen en forma vertiginosa. Los jeques árabes, que hasta entonces vegetaban en una muelle vida de semiletargo, se convierten de la noche a la mañana en multimillonarios. Y como auténticos paganos que son, muy al modo nouveau riche la avidez de lujo y placeres los lleva a emularse en gastos faraónicos, mientras sus crecientes fortunas les permiten revivir el sueño expansionista musulmán.

Nuevos contextos, nuevos tipos humanos

Entonces el paisaje del desierto se transforma: los poéticos palmares son reemplazados por torres petroleras, las legendarias rutas de caravanas por autopistas y oleoductos, los plácidos y desgarbados camellos por veloces y relucientes Rolls-Royce, Lamborghinis y Mercedes. Y hacia fines del siglo XX, algunas ciudades que hasta entonces parecían dormitar una siesta de siglos se convierten velozmente en réplicas de Las Vegas, paraísos artificiales de negocios y diversión frenética. Gigantescos colosos de cemento, acero y cristal se levantan emulándose en altura y extravagancia. Uno de ellos es precisamente el Address Downtown, construido en 2008.
JPEG - 45 KB
El paisaje del desierto se transforma: las legendarias rutas de caravanas son reemplazadas por autopistas y oleoductos.
Los tipos humanos también se modifican. El caballero cristiano, paradigma de Occidente, modelo de hombre de Fe, de honor y de espíritu de sacrificio, cede lugar al “hombre ávido de ganancias, sensual, laico y pragmático de nuestros días”, producto “de la cultura y de la civilización materialistas en que cada vez más nos vamos hundiendo”, como lo describe Plinio Corrêa de Oliveira [1].
El petróleo logra, así, el “milagro” de asociar en una misma ansia desmesurada de lucro, placeres y extravagancias al jeque oriental y al businessman occidental, al pagano y al neopagano. Todo ello favorecido por la autodemolición de la Iglesia posconciliar —para usar la expresión de Pablo VI— que pasa a un segundo plano las divergencias religiosas. Se vuelve cool hacer negocios con magnates árabes. Y de esa simbiosis de exponentes de un Occidente moralmente decrépito y virtualmente apóstata con elementos de la vertiente plutócrata-hedonista del Islam, surgirán negocios fabulosos como el del Address Downtown. un emprendimiento de mil millones de dólares.

Un desafío a Dios y la lección del Titanic

En ese contexto, en el umbral del año 2016, ocurre el incendio del enorme hotel, orgullo del emirato. La despreocupada multitud allí reunida para un espectáculo de pirotecnia contempla, aterrorizada, fuego real envolviendo en pocos minutos el soberbio rascacielos, felizmente sin dejar victimas mortales.
Recordemos que como enseña Nuestro Señor, ni un pájaro ni un cabello de nuestra cabeza caen sin que Dios Padre lo disponga (Mat 10, 29-30). Es decir, nada sucede fuera de los designios de la Providencia divina.
La coincidencia del siniestro con la entrada del nuevo año puede así tener algo de un augurio, de un presagio de acontecimientos aun más graves.
Por ejemplo, sabemos lo que poco antes de la I Guerra Mundial le ocurrió al Titanic en su viaje inaugural. Orgullo de la Belle Époque, verdadero palacio flotante, era el mayor y más lujoso buque jamás construido. Funcionarios de la compañía naviera se jactaron de que “ni Dios lo podría hundir”. ¡Y cómo Dios respondió al desafío!: el mar se tragó al Titanic, y la guerra se tragó a la Belle Époque...
JPEG - 47.6 KB
Orgullo de la Belle Époque, verdadero palacio flotante, era el mayor y más lujoso buque jamás construido.
La historia podrá repetirse. Nuevos rascacielos estilo Address Downtown se levantan como inmóviles Titanics del desierto, a los que “ni Dios podría derribar”; o más bien como nuevas Torres de Babel que compiten locamente por acercarse al cielo. Son símbolos acabados de nuestra época de materialismo delirante, que desafía a Dios apartando a los pueblos de la obediencia a su Ley, rompiendo los lazos de los países de Occidente con sus raíces cristianas, quitándoles su identidad y extraviando sus rumbos.

El selfie del extravío

Nada retrata más ese extravío que el selfie que dio la vuelta al mundo, de una sonriente pareja “disfrutando” el dantesco espectáculo del coloso en llamas. De espaldas a la escena, como indiferentes a su simbolismo trágico e incapaces de reflexionar sobre la grandeza de lo que están presenciando, ellos parecen preocupados apenas en exhibirse, en satisfacer su mísero ego ostentando una sonrisa vacía, como antegozando la efímera micro-fama que les acarreará haber estado presentes en el impactante suceso.
Mucho más que una pareja vanidosa y un rascacielos en llamas, lo que ese selfie retrata es el ocaso de una civilización, extraviada e insensible a su propia ruina.

[1PLINIO CORRÊA DE OLIVEIRA, Revolución y Contra-Revolución, Parte I, cap. 5, B

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Boletín Nobleza y Elites - "El pueblo que habitaba en las tinieblas vio la gran luz" - Refutación de errores de la Rev. Francesa - Sumario temático del Libro: prólogo de los Duques de Maqueda - Rincón de la Conversación: Ntra. Sra. de la O - Regreso al Orden: el vínculo feudal era sagrado

Populus Qui Habitabat In Tenebris
Vidit Lucem Magnam

Plinio Corrêa de Oliveira


“Catolicismo” Nº 12, Diciembre de 1951

En la fiesta de la Santa Navidad hay varias nociones que se superponen. El nacimiento del Niño Dios nos permite ver con claridad el hecho de la Encarnación. Es la segunda Persona de la Santísima Trinidad que asume naturaleza humana y se hace carne por amor a nosotros.

Es el principio de la existencia terrenal de Nuestro Señor. Principio refulgente de claridades, que encierra una degustación anticipada de los episodios admirables de Su vida pública y privada. En lo alto de esta perspectiva está la Cruz; pero en las alegrías navideñas apenas se ve lo que hay de sombrío en esto. Vemos caer en cascada sobre nosotros la Redención.

La Navidad es así el preanuncio de nuestra liberación, la señal de que las puertas del Cielo van a abrirse nuevamente, la gracia de Dios va a difundirse sobre los hombres y la tierra y el Cielo constituirán otra vez una sola sociedad bajo el cetro de un Dios Padre y ya no apenas Juez.

Si analizamos detenidamente cada una de estas razones de alegría comprenderemos lo que es el júbilo de la Navidad, este gozo cristiano ungido de paz y caridad que hace que por unos días todos los hombres se sientan penetrados de un sentimiento raro en este triste siglo XX: la alegría de la virtud.

                                             *   *   *

 La primera impresión que nos viene del hecho de la Encarnación es la idea de un Dios sensiblemente presente, muy junto a nosotros. Antes de la Encarnación Dios era, para nuestra sensibilidad, lo que sería para un hijo un padre inmensamente bueno viviendo en tierras distantes. De todas partes recibíamos los testimonios de su bondad.

Pero no teníamos la ventura de haber sentido personalmente sus suavidades, su mirada divinamente profunda posándose sobre nosotros, gravemente comprensivo, noblemente afectuoso.No conocíamos la inflexión de su voz.

La Encarnación significa para nosotros el gozo de este primer encuentro, la alegría de la primera mirada, el crecimiento cariñoso de la primera sonrisa, la sorpresa y el aliento de los primeros instantes de intimidad. Por eso, en Navidad, todos los afectos se vuelven más expansivos, las amistades más generosas, la bondad más presente en el mundo.

                                         *   *   *

En la alegría  navideña hay una gran nota de solemnidad. El hecho de la Encarnación trae a nuestro espíritu la noción de un Dios que asumió la miseria de la naturaleza humana en la más íntima y profunda de las uniones que existe en la creación.

Si de parte de Dios vemos la manifestación de una casi incalculable condescendencia, recíprocamente, en lo que se refiere a los hombres, hay una casi inexpresable promoción. Nuestra naturaleza fue promovida a un honor que jamás podríamos haber imaginado. Nuestra dignidad se acrecentó. Fuimos rehabilitados, ennoblecidos, glorificados.

Por esta causa hay algo de discreto y familiarmente solemne en las fiestas navideñas. Los hogares se decoran como para los días más importantes, cada uno viste sus mejores galas, la gentileza de todos se hace más quintaesenciada. Comprendemos, a la luz del pesebre, la gloria y la bienaventuranza de ser, por la naturaleza y por la gracia, hermanos de Jesucristo.

En la alegría de la Navidad hay también algo del júbilo del prisionero indultado, del enfermo curado. Júbilo constituido de sorpresa, bienestar y gratitud.

Nada hay que pueda expresar la tristeza manifiesta del mundo antiguo. El vicio había dominado la tierra, y las dos actitudes posibles ante él llevaban igualmente a la desesperación. Una consistía en buscar en él el placer y la felicidad. Fue la solución de Petronio, que murió suicidándose.

Otra consistía en luchar contra él. Fue la de Catón, que, después de la derrota de Tarsos, aplastado por la borra del imperio, puso fin a su vida exclamando: “Virtud, no eres más que una palabra!” La desesperación era, pues, el término final de todos los caminos.

Jesucristo vino a mostrarnos que la gracia nos abre avenidas de virtud, que hace posible en la tierra la verdadera alegría, que no nace de los excesos y desórdenes del pecado sino del equilibrio, de los rigores, de la bienaventuranza, de la ascesis. La Navidad nos hace sentir la alegría de una virtud que se tornó practicable, y que es en la tierra un ante-gozo de la bienaventuranza del Cielo.

                                           *   *   *

No hay Navidad sin Angeles. Nos sentimos unidos a ellos y partícipes de aquella alegría eterna que los inunda. Nuestros cánticos tratan de imitar en este día los de ellos. Vemos el Cielo abierto ante nosotros, y la gracia elevándonos desde ya a un orden sobrenatural en que las alegrías trascienden todo cuanto el corazón humano puede pensar.

Es que sabemos que con ella comienza la derrota del pecado y de la muerte. Que constituye el comienzo de un camino que nos llevará a la Resurrección y al Cielo. Cantamos en Navidad la alegría de la inocencia redimida, de la resurrección de la carne, la alegría de las alegrías que es la eterna contemplación de Dios.

Y es por eso que, cuando las campanas anuncien a la Cristiandad la Santa Navidad, habrá una vez más alegría santa sobre la tierra.



FacebookTwitterGoogle+Share

LA IGUALDAD CATOLICA logra un acuerdo admirable entre las distintas condiciones de vida ◊ ERRADOS CONCEPTOS socialistas -pseudo cristianos de Le Sillon

Continuamos presentando el Apéndice II de Nobleza y Elites, en que el autor denuncia los desvíos de la Revolución Francesa exponiendo las relegadas enseñanzas del magisterio tradicional de la Iglesia. Ilustramos los textos (numerados como 4 y 5 en el original) con algunas imágenes.

   Patriarca campesino de Baviera 300 dpi palacio y gente con cabras

Las primeras dos fotos muestran ambientes y tipos humanos de la Civilización Cristiana. La elegante Sala del Duque de Alba, la pintoresca escena de gente de campo trajinando con sus cabras, y el patriarcal campesino bávaro (cuya descripción y comentario se encuentra en el sitio Aristocracia y Sociedad Orgánica).
Marc Sangnier
La tercera foto contrasta con estas escenas: nos muestra a Marc Sangnier, precursor de la peligrosa familia de almas de los socialistas “cristianos”. Su fisonomía tiene una notable marca de dureza, tal vez de obcecación, que condice con su rechazo al  orden del universo que Dios creó. Los “soñadores” socialistas anhelan un mundo distinto del creado por Dios; hay en esto soberbia ilimitada, que los lleva a pensar que son capaces de imaginar una sociedad mejor que la que el propio Dios ha hecho, que esté basada en sus tendencias igualitarias. Conociendo, al menos intuitivamente, que chocan con ese orden, adoptan aires desafiantes. El inmortal San Pío X condenó las utopías de Le Sillon, antecesoras de las actuales versiones socialistas niveladoras,  que usurpan el nombre de cristianas para mejor disfrazar sus fines.

Textos del Apéndice II de Nobleza y Elites tradicionales análogas 

4. La igualdad cristiana “no elimina todas las diferencias
entre los hombres, sino que de acuerdo con la variedad
de modos de vida, profesiones e inclinaciones,
alcanza aquel acuerdo admirable y, por así decir,
armonioso, que conviene por naturaleza
a la utilidad y a la dignidad de la vida civil”

De la encíclica de León XIII, Humanum Genus, del 20 de abril de 1884 contra la Masonería, extraemos el siguiente trecho:
“En consecuencia, habiendo encontrado no sin razón ocasión oportuna para ello, renovamos lo que ya hemos manifestado en otras ocasiones: que es conveniente propagar y proteger con gran celo la Orden Tercera de San Francisco. (…) Así pues, sea renovada con diarios progresos esta santa asociación, de la cual podemos esperar muchos frutos, y especialmente el insigne fruto de que sean elevados los espíritus hacia la libertad, fraternidad e igualdad de derechos, no como absurdamente las imaginan los masones, sino tal como las dispuso Jesucristo para el género humano y las siguió San Francisco. Nos referimos aquí a la libertad de los hijos de Dios, por la cual no servimos ni a Satanás, ni a las pasiones, perversísimos señores; a la fraternidad cuyo origen reside en Dios Creador y Padre común de todos; a laigualdad que, erigida sobre los fundamentos de la justicia y de la caridad, no elimina todas las diferencias entre los hombres, sino que de acuerdo con la variedad de modos de vida, profesiones e inclinaciones, alcanza aquel acuerdo admirable y, por así decir, armonioso,que conviene por naturaleza a la utilidad y a la dignidad de la vida civil.”1


5. Una filosofía de la cual la Iglesia está lejos de tener que gloriarse
En su carta apostólica Notre Charge Apostolique, de1 25 de agosto de 1910, en la cual condena el movimiento francés de izquierda católica Le Sillon, de Marc Sangnier, así analiza San Pío X la célebre trilogía:
“Le Sillon tiene la noble preocupación por la dignidad humana; pero entiende esta dignidad a la manera de algunos filósofos de los que la Iglesia está lejos de gloriarse. El primer elemento de esta dignidad es la libertad, entendida en el sentido de que, salvo en materia de religión, cada hombre es autónomo. De este principio fundamental saca las conclusiones siguientes.Hoy en día el pueblo está bajo la tutela de una autoridad distinta de él; debe liberarse de ella:emancipación política. Está bajo la dependencia de patrones que, reteniendo sus instrumentos de trabajo, lo explotan, oprimen y rebajan; debe sacudirse su yugo: emancipación económica. Está dominado, finalmente, por una casta llamada dirigente, a la cual su desarrollo intelectual asegura una preponderancia indebida en la dirección de los asuntos; debe eludir su dominación: emancipación intelectual.“Desde este triple punto de vista, la nivelación de las condicionesestablecerá entre los hombres la igualdad,y esta igualdad es la verdadera justicia humana. Una organización política y social fundada sobre esta doble base, la libertad y la igualdad (a las cuales enseguida se unirá lafraternidad): he aquí lo que [los partidarios de le Sillon] llaman Democracia. (…)
“En primer lugar,
 en política, le Sillon no suprime la autoridad; la juzga, por el
contrario, necesaria; pero quiere repartirla, o, mejor dicho, multiplicarla de tal modo que cada ciudadano se convierta en una especie de rey. (…)
“Guardadas las debidas proporciones,
 lo mismo ocurrirá en el orden económico. Sustraída de las manos de una clase particular, la condición de patrono quedará tan multiplicada, que cada obrero vendrá a ser una especie de patrono. ( …)
“He aquí ahora el elemento capital, el elemento moral. ( …) Arrancado de la estrechez de sus intereses privados y elevado a los intereses de su profesión, y más arriba, a los de la nación entera, y más arriba aún, a los de la Humanidad (porque el horizonte de le Sillon no se detiene en las fronteras de la patria, sino que se extiende a todos los hombres hasta los confines del mundo), el corazón humano, dilatado por el amor al bien común, abrazaría a todos los camaradas de la misma profesión, a todos los compatriotas, a todos los hombres. y he aquí la grandeza y la nobleza humana ideal realizada por la célebre trilogía: 
libertad, igualdad, fraternidad. (…)
“Esta es, en resumen, la teoría —el sueño, se podría decir- de le Sillon.”1

San Pío X se inserta, por tanto, en la estela de sus predecesores, quienes, desde Pío VI, condenaron los errores sugeridos por el lema de la Revolución Francesa.

1) ASS XVI [1906] 430-431

FacebookTwitterGoogle+Share
Nota original: Nobleza y élites tradicionales análogas – Prólogo, por los Duques de Maqueda – Visión de conjunto  – Parte I (4) – publicada en este boletín el 23.11.13
http://nobleza.org/nobleza-y-elites-tradicionales-analogas-prologo-por-los-duques-de-maqueda-vision-de-conjunto-4/

Nota actual:  selección temática de la nota original – Visión de Conjunto – Parte II – nota 4 bis

 

Prólogo de Nobleza y élites por los Duques de Maqueda. Principales temas abordados.

El Prof. Plinio Corrêa de Oliveira, figura ampliamente conocida en los medios católicos y conservadores de todo Occidente. Su actuación: Diputado Federal católico, docente universitario, conferenciante, periodista, escritor: 2500 títulos publicados, entre libros y artículos.

Sus obras “En defensa de la Acción Católica” (’43) y “La libertad de la Iglesia en el Estado Comunista” (’63) alabadas por la SantaSede. En 1981, gran repercusión mundial de su manifiesto El socialismo autogestionario: frente al comunismo, ¿barrera o cabeza de puente?, publicado en 155 diarios de gran circulación.

Repercusión profunda de su ensayo Revolución y Contra-Revolución,traducido a numerosas lenguas. Describe la crisis del mundo moderno detonada por los movimientos plenamente revolucionarios del Humanismo, Renacimiento y Protestantismo, que preparan la Revolución Francesa. Radicalizadas, tales doctrinas y tendencias dan lugar al marxismo y la Revolución Rusa, la propaganda comunista y la súbita aparición de la revolución cultural inaugurada por el movimiento de la Sorbona  y los correlativos fenómenos de rock, hippismo y punk. El Telón de Acero se desmorona: el comunismo parece entrar en decadencia. Sin embargo el autor discierne una astuta metamorfosis por la que -de acuerdo al propio Marx- el comunismo, camuflado en revolución ecológica socialista y autogestionaria procura imponer transformaciones más profundas que la etapa del capitalismo de Estado.

A la luz de Revolución y contra-Revolución, el autor funda un movimiento de inspiración católica, la Sociedad Brasileña de Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad, que se extiende por América y Europa, formando entidades afines en Africa, Asia y Oceanía. Se constituye así el mayor conjunto de entidades anticomunistas de inspiración católica del mundo contemporáneo, de intensa actuación.

Dentro de este enorme acervo ha de comprenderse  Nobleza y Elites…, la más reciente obra del autor a ser difundida en los 5 continentes. 

Responde cuestiones fundamentales para el hombre contemporáneo, que duda entre dos modelos de sociedad. Uno, de inspiración católica y tradicional, en que las desigualdades proporcionales y armónicas están en total consonancia con la doctrina católica, abierto a la opción preferencial por los pobres y la existencia de élites auténticas, con vigorosa base religiosa y familiar, sin las cuales la sociedad es como un cuerpo sin cabeza. El otro, basado en la idea de que toda desigualdad es injusta, que conduce la sociedad a la lucha de clases y a la esterilidad -o a la sub-producción.

Al ilustre pensador le parece importante preservar esta gran verdad en los medios católicos, minados por una crisis de autoridad e identidad que llevó al Papa Pablo VI a afirmar que “La Iglesia atraviesa hoy un momento de inquietud. Algunos se ejercitan en la autocrítica, se diría que hasta en la autodemolición”; y que se tiene la sensación de que “por alguna fisura ha penetrado el humo de Satanás en el templo de Dios”.

Dado el carácter esencialmente jerárquico de la Iglesia fundada por N.S.J.C., y la suprema autoridad de los Soberanos Pontifices, el autor pensó con acierto que, para orientar a las multitudes católicas, nada podría compararse en eficacia a un estudio que diera a conocer los principales documentos pontificios sobre esta materia. Se trataba de poner en evidencia que, sin perjuicio de la opción preferencial por los pobres, los católicos fieles deben ejercer también una opción preferencial por los nobles.

Eso le llevó a estudiar a fondo las catorce magníficas alocuciones con que Pío XII habló con paternal afecto y entusiasmante sabiduría sobre qué es en nuestros días la Nobleza y cuáles los deberes que le corresponde cumplir ante un pasado que ha de ser continuado con fidelidad.

También Pío XII demostró que las puertas de la Nobleza deben abrirse a ciertas categorías nuevas, puestas en relieve en el mundo contemporáneo por las transformaciones sociales y económicas, en un régimen de colaboración y ósmosis gradual. (…) extendiendo los predicados de una verdadera élite, ayudándolas a ascender gradualmente desde las carencias intelectuales y morales del “nuevo-riquismo” hacia los altos valores de la tradición. (…) para el bien común de la sociedad, transformándose en élites análogas y hermanas de la Nobleza, y no en rivales y adversarias de ésta

Estas enseñanzas, completadas con las de otros Papas, de Santo Tomás y de otros Doctores de la Iglesia ayudarán a la Nobleza e Hidalguía españolas a conservar celosamente su identidad, y a encontrar la definición precisa de su misión y razón de ser en la sociedad contemporánea.

Acentúan, junto con el autor, que la condición fundamental para que la Nobleza, Hidalguía y élites análogas cumplan sus importantes misiones de modo ejemplar es que perseveren con firmeza en la Fe, en la práctica de los Mandamientos y en la vida de piedad, alimentada por la frecuencia de los Sacramentos, pues sin estos recursos sobrenaturales el apóstol de hoy nada conseguirá hacer, como nada hubieran hecho los apóstoles de antaño. […]

FacebookTwitterGoogle+Share

 

Era muy “nuevo” cuando vi y –como le habrá pasado al lector en situaciones análogas- me llamó la atención aquel nombre desconocido –que me sonó a centroamericano- de María de la O. Sin sospechar que era una riqueza de nuestro pueblo latinoamericano, grabado en la pupila de la Virgen de Guadalupe, Emperatriz de América.

Y digo latinoamericano –como podría decir hispanoamericano o iberoamericano- con admiración por todo lo que representa la latinidad, forja que amalgamó a tantos pueblos cristianos, latinos y germánicos, y mestizos de sangre europea, indígena y africana. Y, naturalmente, a aquellos de quienes, sin tener sangre latina decían los primeros pobladores: “las Indias, sin indios, no son Indias”. Pues también recibieron su influencia cristiana benéfica,

Mundo latino-americano que encierra imágenes de fértiles extensiones del Lacio, donde pacían aquellos “vitulii” protohistóricos de grandes cuernos de forma musical, que dieron su nombre a Italia.

Grandezas de “Mare Nostrum”, gestos célebres como el cesáreo “alea jacta est” (la suerte está echada), que pasó para siempre al “salón de los espejos” de la leyenda.

Mundo cuya alma es la Roma Eterna de pontífices y emperadores, tan odiada por los adversarios de la Iglesia, externos e implacables, o internos y “auto-demoledores –cf. S.S. Pablo VI-, y no menos implacables.

La que tiene como protectoras las aguas fontanas brotadas milagrosamente del rebote de la cabeza de San Pablo al caer bajo la espada en defensa de la Fe, y la sangre del Príncipe de los Apóstoles, San Pedro, poderosas “simientes de cristianos”.

La que las muy latinas España y Portugal trajeron a América en temerarias embarcaciones que desafiaron la inmensidad y deslumbraron a los nativos con la Santa Cruz de sus velas.

Continente de la esperanza cuyas naciones –parafraseando al Santo Padre Juan Pablo II- ‘nacieron marianas’.

 

El Padre Francisco de Paula Morell, SJ dice que se llama a esta fiesta –de la que proviene el devoto nombre – Nuestra Señora de la O,  por las antífonas(bello término!) que empiezan con esa letra , cantadas en la liturgia tradicional hasta las vísperas de la Navidad.

Ese “Oh!” expresa la admiración de la Virginal Reina ante la proximidad del alumbramiento de su Hijo, por lo que, de acuerdo al mandato de patriarcales Arzobispos de Toledo, se conoce a la festividad como la Expectación del Parto.

…Para recordar los ardientes deseos con que los santos suspiraron por ver nacido y hecho Redentor del mundo al Niño Dios. Ya nuestros primeros padres aliviaron con esta esperanza las penas a las que por su transgresión y desobediencia se vieron sujetados.

El propio Nuestro Señor manifestaba que el patriarca Abraham (desde la sombra acogedora y fresca de sus coposos terebintos) había deseado ver su venida a este mundo, diciéndole a los judíos “Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis, porque muchos reyes y profetas desearon verlo y no lo alcanzaron”.

Jacob, prefigura de los elegidos, decía: “Señor yo esperaré vuestra salud y vuestro Salvador”. Moísés le pedía que enviara al que había de enviar.

Pero el que con mayor fuerza de razones expresaba estos deseos era el profeta Isaías: “Enviad Señor aquel Cordero que ha de señorear todo el mundo. Cielos, enviad vuestro rocío desde lo alto y las nubes lluevan al Justo: ábrase la tierra y brote y produzca al Salvador”.

Y agregaba: “Oh, si rompieses Señor esos cielos y descendieses y acabases de venir”. Oraciones de gran unción y poético encanto.

Si todos estos santos y profetas pedían el Mesías prometido con tanta insistencia, ¡qué haría la que era más santa que todos y tenía más lumbre del cielo para conocer y estimar este soberano beneficio, y más caridad para desear el remedio de todas nuestras pérdidas y calamidades…!

Ella sabía que el que traía en su seno virginal era verdadero hijo suyo y unigénito del Eterno Padre, y que se acercaba el bienaventurado día en que Ella habría de dar al mundo su Redentor, su Salvador, su vida, su gloria y su bienaventuranza.

Cómo se desharía en júbilo su espíritu viendo que ya eran oídas las súplicas de tantos justos, los gemidos de las naciones, y los ruegos y lágrimas, anhelos y arrobamientos de admiración con que Ella había suplicado a Nuestro Señor que no tardase en venir y manifestarse ‘vestido de su carne’ para dar espíritu a los hombres carnales  y hacerlos hijos de Dios!

Deseaba con increíble deseo verle ya nacido para adorarlo como a su Dios, reverenciarlo como su Señor, y abrazarlo y besarlo como a su dulcísimo Hijo.

A grandes deseos da Dios grandes cosas, dice el P. Morell.

Por eso la Santísima Virgen obtuvo con sus deseos tan ardientes que Dios abreviase nuestra redención,

Pidamos a la Medianera de todas las gracias que nuestro corazón también suspire en esta Navidad por ver, ya en esta vida, que es preparación para la futura, las perfecciones de Dios reflejadas en la belleza de las criaturas, en el heroísmo de los cruzados, en la sabiduría de los grandes pensadores y hombres de acción de la Cristiandad, en la distinción, delicadeza y fortaleza de una Isabel la Católica, en la virtud de un padre de familia o de un hijo ejemplar, y así nos preparemos, con la Expectación de hijos de María, a ver a nuestra Madre, “Clarísima Estrella del Cielo” y  “Diadema en la cabeza del Sumo Rey” (Letanías de la Orden de Predicadores).  …“Ut videntes Jesum, semper collaetemur” (Para que al ver a Jesús siempre nos alegremos,  cf. himno “Ave Maris Stella”.

Participando de los deseos de la Reina de los Corazones, nos despedimos deseándole a nuestros apreciados lectores y amigos una muy Feliz y Santa Navidad, y un Año Nuevo pleno de gracias y de cristianas realizaciones.


FacebookTwitterGoogle+Share

Ilustración: Homenaje del Condado de Clermont-en-Beauvais

En la ceremonia de homenaje, ambos aspectos de protección y servicio eran simbólicamente prometidos por el superior al poner sus manos sobre las manos unidas del otro (N.: el vasallo). Se agregaba un acto de lealtad cuando las partes juraban sobre los Evangelios, o sobre reliquias de santos, ser fieles uno al otro. Cristo y Sus Santos eran los testigos que garantizaban su cumplimiento.

De ahí que estos actos trascendieran las meras ventajas materiales, ya que la salvación misma de las almas de los participantes dependían del cumplimiento de sus obligaciones feudales. En esa edad de Fe ambas partes tomaban seriamente el acto de fidelidad, comprendiendo que se establecía un compromiso que debía ser ejecutado con toda honestidad.
Por medio de este acuerdo cada uno daba al otro los derechos y elementos para defenderse mutuamente contra los abusos y los incumplimientos del contrato. La ruptura del vínculo feudal por cualquiera de las partes era considerado una felonía y un acto deshonroso, liberándolas de sus juramentos de lealtad y dándoles el derecho (e inclusive el deber) de resistir.

Ilustración: El homenaje prusiano, por Jan Matejko

Un tal vínculo de confianza mutua es inconcebible sin la virtud de la Fe. Eso explica porqué es tan mal entendido en nuestra época secular. Este vínculo espiritual sólo puede darse en una población imbuída de las virtudes cardinales y de las virtudes teologales de fe, esperanza y caridad.

return-to-order-ebook
John Horvat II, “Vuelta al Orden: de una economía frenética a la Sociedad Orgánica Cristiana – Adónde estuvimos; cómo llegamos hasta aquí; y adónde tenemos que ir” (York, Pennsylvania. York Press, 2013), p. 195)








FacebookTwitterGoogle+